Un día en la vida de un estudiante universitario

Un día en la vida de un estudiante universitario

Read in English

Traducido por Marinela Maneiro-Goodwin

¿Alguna vez ha intentado ponerse en contacto con su estudiante universitario y su mensaje de texto o llamada telefónica ha sido ignorado mientras que usted se pregunta dónde estaba y qué estaba haciendo? ¿O tal vez lo llamó y lo despertó de una siesta … a las 6 p.m.?

Recuerdo que me sorprendió cuando le envié un mensaje de texto a mi hijo a las 8:30 un domingo por la mañana, pensando que volvería a escucharlo más tarde ese día, y él respondió de inmediato. Le pregunté por qué se levantaba tan temprano y me respondió que, como acababa de regresar al campus después de un receso de una semana, todavía no había regresado “a su horario.”

¿Cuál es ese horario? Le pregunté a mis hijos, así como a otros estudiantes universitarios, y esto es lo que descubrí.

Aunque algunos estudiantes toman clases de 9 a.m., la mayoría trata de comenzar el día un poco más tarde: tomar una primera clase a las 10 u 11 es más comun. Mi hijo del medio, un estudiante universitario de último año, por lo general se va solo a clases; sin embargo, de acuerdo con una fuente femenina, “las muchachas casi nunca caminan solas a clase.” Me explicó que “generalmente hay un lugar de reunión programado para tomar café o un refrigerio antes de ir juntos a la clase. Este lugar de reunión se convierte en un ritual y, por lo general, nunca se rompe, excepto por alguien que está enferma, en cuyo caso se lo notificará al grupo antes de la reunión.”

Descubrí que el café y las comidas son una gran parte del día de un estudiante universitario. A diferencia de las comidas a la carrera que nuestros hijos hacen cuando están en casa, las comidas en la universidad son una actividad social que se realiza en grupos, pueden durar de una a dos horas y van precedidas de prolongadas discusiones sobre la hora y el lugar en que se realizarán.

Algunos trabajos escolares se pueden hacer por las tardes después de las clases, aunque después de la cena parece ser el momento preferido para las sesiones de estudio, tanto solos como en grupos. Casi todos los estudiantes con los que hablé mencionaron ir al gimnasio, lavar la ropa y comprar comida (para aquellos que tienen cocinas en sus vivienda) como parte de su rutina.

En las noches es cuando tienen lugar reuniones para varias organizaciones; mi hijo asiste ciertas noches a las reuniones del capítulo de su fraternidad  y si me olvido y envío un mensaje de texto o llamo, probablemente recibiré un texto escueto que dice: “No puedo hablar ahora, en la fraternidad”.

La pequeña universidad de mi hijo mediano tiene más de 250 clubes y actividades dirigidas por estudiantes, que incluyen organizaciones de servicio, grupos de conciencia cultural, grupos de actuación, grupos espirituales y religiosos, clubes de deportes y juegos, publicaciones estudiantiles y estaciones de radio y televisión. Las grandes universidades estatales cuentan con más de 1300 clubes y organizaciones dirigidas por estudiantes.

Mi hijo ha participado en muchas actividades, incluyendo un programa de emprendimiento en el que él y sus amigos crearon una empresa en línea. También juega fútbol en clubes, otro gran compromiso de tiempo. A pesar de que mi hijo recibe una asignación mensual de parte nuestra, mi esposo y yo lo alentamos a él (y a su hermano mayor cuando era estudiante) a trabajar en el campus algunas horas a la semana para complementar sus ingresos. Su apretada agenda, además de las diferentes horas que tenemos, contribuyen a la limitada comunicación que tenemos con él cuando está en el campus. A decir verdad, me alegra que mis hijos hayan aprovechado todo lo que la universidad ofrece.

Según mis fuentes, al final del día, después de estudiar, de las prácticas atléticas y las reuniones/ensayos concluyen, “por lo general hay sesiones nocturnas interminables viendo Netflix o películas.” La hora de acostarse es bastante tarde; las horas que los estudiantes universitarios mantienen son definitivamente diferentes de las que tenían en la escuela secundaria y aquellas a las que tendrán que seguir una vez que se gradúen. Cuando vuelven a casa, es como regresar de un viaje al extranjero: puede tomar unos días para que el “cambio de horario universitario” desaparezca.

Los horarios de fin de semana a menudo ocurren incluso más tarde; despertarse temprano en la tarde no es inusual después de una fiesta o actividad la noche anterior. El estudio se lleva a cabo los sábados y domingos por la tarde (después del brunch) y los domingos por la noche porque los viernes y sábados por la noche se reservan para salir, al menos los fines de semana que no coinciden con los exámenes parciales o finales. Los fines de semana también son un buen momento para aventurarse fuera del campus y explorar las ciudades cercanas. Mi hijo ha pasado un tiempo en Boston y Cambridge, que están a solo unas millas de su campus, descubriendo museos, restaurantes y tiendas.

Un día en la vida de un estudiante universitario

8 a.m. – Hacer ejercicios (o dormir)
9 a.m. – Desayuno (o dormir un poco mas)
9:45 a.m. – Reunirse con amigos — tomar un café o caminar a clase
10 a.m. – Clases
11:30 – Almuerzo
12:30 – Aún en almuerzo
1:00 p.m. – Biblioteca
1:30 p.m. – Clase o laboratorio
3:00 p.m. – Lavar la ropa, comprar comida, café
4 p.m. – Práctica atlética o trabajo en la universidad
6:30 p.m. – Cena
7:30 p.m. – Mas cena
8 p.m. – Actividad extracurricular (junta del club, práctica, etc.)
10 p.m. – Estudiar
11:30 p.m. – Netflix…digo, aún estudiando
12 media noche – Socializar, merienda
12:30 a.m. – Estudiar
1:30 a.m. – Zzzzzz

Por supuesto que no hay una rutina exacta para todos los estudiantes universitarios — de hecho, semestre a semestre, el horario para un mismo estudiante puede cambiar enormemente.

Entre las clases y el estudio, los amigos, el trabajo y las actividades, nuestros estudiantes viven una existencia agitada. Yo trato de motivar a mi hijo a distancia y no me lo tomo personal si no se de él con frecuencia. Yo se todo lo que él tiene que hacer en un corto período de tiempo; los años en la universidad pasan volando pero esperamos que las amistades que ellos estan haciendo y las cosas que estan aprendiendo duren para toda la vida.

 

Nota: Las clases de la universidad no se reúnen todos los días y los estudiantes universitarios pasan menos tiempo en los salones de clase que cuando estaban en la preparaoria. Sin embargo, por cada hora de clase ellos tienen que pasar un mínimo de 2–3 horas haciendo trabajo académico fuera de la clase.

 

Tags:
Marlene Kern Fischer

Marlene Kern Fischer is a wife, mother of three sons, food shopper extraordinaire, blogger and essay editor. She attended Brandeis University, from which she graduated cum laude with a degree in English Literature. A founding contributor and advisor at CollegiateParent, her work has also been featured on Huffington Post, Grown and Flown, Parent and Co., Kveller, Her View From Home, the Erma Bombeck Writers' Workshop, MockMom, Better After 50, Beyond Your Blog and The SITS Girls. You can read more of Marlene's work on her site, "Thoughts From Aisle Four."

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked.*

Related Posts

University and local business information

Join the conversation

Recent Comments

  • This is a wonderful article which I have copied and sent to my daughter. she feels calmer if she is prepared ahead of time and knows what to expect. these suggestions are just thing to give her.

  • Thank you for writing this awesome article. I'm a long time reader but I've never been compelled to leave a comment. I subscribed to your blog and shared this on my Facebook. Thanks again for a great article!