Advertise With Us | My College:
First in College Bilingual Content

El caso de la universidad

Amelia Kaspari


Traducido por Marinela Maneiro-Goodwin

A medida que ayuda a su estudiante de secundaria a planificar lo que viene después, ¿se pregunta a veces si la universidad es la elección más sabia?

Según el informe más reciente de Trends in Higher Education del College Board, la matrícula sigue aumentando más rápidamente que la inflación, la ayuda financiera y los ingresos. La vivienda y las comidas, los precios de las clases y actividades y los libros de texto aumentan el costo general. Además, para muchos estudiantes, el tiempo que pasan en la universidad significa tiempo fuera de la fuerza laboral.

La universidad es una gran inversión. ¿Qué pasa si el sacrificio financiero que usted y su estudiante hacen ahora no da sus frutos en el futuro?

La excepción y la regla

Todos hemos oído hablar de jóvenes con títulos universitarios, que costaron hasta $100,000, que trabajan en Starbucks después de la graduación, preocupados porque nunca podrán pagar sus préstamos. Si conoces a alguien en esta situación, sabes cuán real y frustrante es.

Sin embargo, este tipo de historia es la excepción a la regla. La “regla”, como se describe en el informe del College Board de 2016, es que un porcentaje significativo de estudiantes prestatarios (38 por ciento) debe menos de $ 10,000 en préstamos estudiantiles. La “regla” es que los préstamos en el rango de $ 100,000 son principalmente estudiantes de posgrado, no estudiantes de pregrado (y muchos de esos estudiantes ingresan a campos de carrera altamente remunerados y especializados).

De hecho, el College Board descubrió que el prestatario estudiantil promedio paga sus préstamos y recupera el dinero perdido de estar fuera de la fuerza laboral antes de los 34 años de edad.

Es cierto que muchos buenos trabajos no requieren títulos universitarios. Agentes de bienes raíces, agentes de la ley, gerentes de propiedades, electricistas y otras ocupaciones mecánicas, de instalación y reparación requieren capacitación en el trabajo, programas de aprendizaje o certificación en lugar de un título tradicional de cuatro años.

Incluso en los campos que tradicionalmente se requieren títulos, es posible que conozca a especialistas en mercadeo que nunca estudiaron esa carrera, desarrolladores de sitios web autodidactas y empresarios que crearon negocios exitosos por ensayo y error y un poco de ingenio.

Es posible llevar a casa un buen sueldo sin un título universitario. Pero aquí hay tres cosas importantes sobre el valor de un título universitario:

  1. Las personas con un título de licenciatura ganan un 67 por ciento más que aquellas que solo tienen un diploma de escuela secundaria. Incluso dentro de la misma empresa o industria, los empleados con títulos de cuatro años están más arriba en la escala salarial que los que no los tienen, de acuerdo con el informe del College Board. A través de diez categorías de trabajo diferentes (que van desde ventas minoristas hasta representantes de ventas y supervisores de primera línea), aquellos con un título universitario obtuvieron constantemente más ascensos que aquellos con un diploma de escuela secundaria.
  1. La tasa de desempleo para aquellos con títulos de licenciatura es significativamente menor que para aquellos con un diploma de escuela secundaria.

El College Board informa que “en 2015, cuando la tasa de desempleo para las personas de 25 a 34 años con al menos una licenciatura era del 2.6 por ciento, el 8.1 por ciento de los graduados de la escuela secundaria en este rango de edad estaban desempleados”. Las posibilidades de estar desempleado es más del doble de alto sin un título de cuatro años.

Los estudios muestran que, en promedio, los graduados universitarios también son más propensos a poseer una casa y ahorrar para la jubilación.

  1. La cantidad de trabajos que requieren una licenciatura está creciendo.

El Centro de Educación y Fuerza Laboral de la Universidad de Georgetown predice que “para 2020, el 65 por ciento de todos los empleos en la economía requerirán educación y capacitación postsecundaria más allá de la escuela preparatoria.”

En lugar de disminuir, parece que el valor de un título universitario sólo está aumentando. ¿Por qué? ¿Qué hace que un título de cuatro años sea tan beneficioso?

La universidad proporciona recursos únicos.

La universidad proporciona habilidades y recursos que preparan a los estudiantes para el éxito profesional. Un beneficio es la interacción con docenas de profesores que son expertos en su industria. La mayoría de los profesores tienen contactos útiles y están dispuestos a escribir cartas de recomendación y ofrecer consejos sobre cómo solicitar y trabajar en sus industrias. Solo como una oportunidad de establecer conexiones, la universidad podría pagarse por sí misma.

Simplemente ser un estudiante universitario puede abrir puertas a pasantías, entrevistas y otras oportunidades de carrera. Alexis Grant, redactor del equipo de US News, escribe que muchos contactos, algunos de los cuales pueden ser exalumnos de la universidad, están más dispuestos a reunirse y asesorar a alguien que es un estudiante actual. Además, muchas escuelas organizan o ayudarán a los estudiantes a asistir a conferencias en su campo, otra excelente oportunidad para establecer contactos. El potencial para conectarse con profesionales influyentes rara vez es más fuerte que durante la universidad.

La universidad ayuda a cultivar habilidades esenciales.

Independientemente de la especialidad de su estudiante, la universidad ayuda a cultivar habilidades que les servirán bien en cualquier carrera. Si bien algunas de estas habilidades se desarrollan al tomar cursos específicos que enfatizan la escritura, el habla y la investigación, la experiencia universitaria en general fortalece otras habilidades:

  • Administrar el tiempo y cumplir los plazos
  • Responder a comentarios constructivos
  • Ser organizado
  • Trabajar en equipo y grupos
  • Aprender a defenderse a sí mismo
  • Pensar crítica y creativamente

¿Se pueden aprender estas habilidades fuera de la experiencia universitaria? Por supuesto. Pero la universidad ofrece un entorno particularmente rico en el cual se pueden dominar, y un título universitario documenta el tiempo de calidad empleado en este entorno.

No hay duda de que la universidad es una inversión. Requiere de un importante sacrificio financiero por adelantado. Pero el segundo aspecto de una inversión, la recompensa que espera cosechar más tarde, es igualmente cierto para la universidad. La universidad coloca a su estudiante en un entorno fértil, ayuda a cultivar habilidades y hábitos que los harán empleados valiosos, y proporciona la línea de base que necesitan para solicitar la mayoría de los empleos mejor remunerados. David Leonhardt, que escribe para el New York Times, dice con entusiasmo: “A pesar de todas las luchas que muchos jóvenes graduados universitarios enfrentan, un título de cuatro años probablemente nunca ha sido más valioso.”

Tags:
    Amelia Kaspari is the staff writer for Corban University in Salem, Oregon, and has taught composition courses at two community colleges. She received her MA in English from Idaho State University and her BA, also in English, from Corban. When she’s not writing, she enjoys cooking, hiking and reading just about anything from graphic novels to Middlemarch.
    Subscribe
    Notify of
    guest
    0 Comments
    Inline Feedbacks
    View all comments
  • Find Your University
    Connect

    Don't miss out!

    Get engaging stories and helpful information all year long. Join our college parent newsletter!

    Subscribe Today